Drones de la Universidad de Vigo buscarán basura en las Cíes

En marcha una iniciativa innovadora para detectar residuos en el mar desde el aire

La Universidad de Vigo lidera un proyecto que busca aplicar las tecnologías de los vehículos aéreos no tripulados para conseguir imágenes que faciliten la detección de posibles residuos presentes en las playas o en otras zonas costeras, ayudando así a los servicios de limpieza. Y el campo de pruebas serán las Cíes.

La iniciativa, denominada “LitterDrone”, está liderada por el Grupo de Procesado de Imagen y Realidad Virtual de la Universidad de Vigo dentro de la convocatoria europea BlueLabs, informa la institución académica en su diario digital.

Cuenta, además, con la participación del grupo I-markt, también de la Universidad de Vigo; de la empresa de material topográfico Grafinta, y de la Asociación Española de Basuras Marinas.

Pilar Zorzo, presidenta de esta asociación, explica que el objetivo es “conseguir un mar libre de residuos, entendiendo estos como restos sólidos y manufacturados que acaban en zonas costeras, es decir, que son fruto de la actividad humana”.

Ha apuntado como “clave” el “saber qué son, las cantidades que hay y dónde están los restos” no solo para proceder a retirarlos, sino también para conocer su procedencia y emprender medidas de gestión que los eviten.

Los investigadores implicados en el proyecto proponen un seguimiento de los restos de forma automatizada, para lo que emplearán drones equipados con cámaras digitales que remitirán las imágenes que se utilizarán a la hora de diseñar un software capaz de identificar los objetos extraños y caracterizar los restos.

Esta tarea, explica el coordinador del proyecto Fernando Martín, se basará en la “extracción de las características” de los desechos para desarrollar luego un sistema capaz de aprender los diferentes tipos de basura marina.

El resultado final “debería ser una o varias herramientas de software que permitan detectar los diferentes tipos de residuos” para estudiar luego “posibles servicios o modelos de negocio que pueden surgir para explotar la tecnología desarrollada”, según destaca una de las investigadoras, Carmen Otero.

La finalidad de LitterDrone es, como explica Fernando Martín, es  “aplicar las tecnologías de los vehículos aéreos no tripulados o drones para conseguir imágenes que posteriormente se procesarán para la detección de posibles residuos presentes en las playas o en otras zonas costeras”. Se trataría, remarca, “de saber dónde hay basura y de que tipo para ayudar al personal encargado de la limpieza”.

La empresa Grafinta realizará varias fases de prueba, en Huete (Madrid) y sobrevolando  las Cíes. Estos vuelos servirán para testar y elegir el tipo de avión y de cámara que se emplearán en la segunda fase

 

No se admiten más comentarios